miercoles, 05 de mayo de 2021

>SEGURIDAD JURIDICA


24.12.2010

Normas ISO aplicadas a la Gestión Judicial


(Epígrafe de la imagen)
1 de 1

No ha tenido difusión, diría que casi nula, las noticias sobre las Normas ISO que prescriben los estándares necesarios que debe cumplir un proceso administrativo, y que, aplicados a la gestión de Justicia garanticen que sus procesos se realicen con el nivel de calidad esperado.
Aclaro que me estoy refiriendo al ambiente científico del Derecho, y en particular, al tratamiento de esta cuestión.

Breve referencia a las Normas ISO.


La Organización Internacional de Estandarización (ISO, según la abreviación aceptada internacionalmente) tiene su oficina central en Ginebra, Suiza, y está formada por una red de institutos nacionales de estandarización en 156 países, con un miembro en cada país.
El objetivo de la ISO es llegar a un consenso con respecto a las soluciones que cumplan con las exigencias comerciales y sociales (tanto para los clientes como para los usuarios). Estas normas se cumplen de forma voluntaria ya que la ISO, siendo una entidad no gubernamental, no cuenta con la autoridad para exigir su cumplimiento.
Sin embargo, tal como ha ocurrido con los sistemas de administración de calidad adaptados a la norma ISO 9000, estas normas pueden convertirse en un requisito para que una empresa se mantenga en una posición competitiva dentro del mercado.
La ISO 9001 es una norma internacional que se aplica a los sistemas de gestión de calidad (SGC) y que se centra en todos los elementos de administración de calidad con los que una empresa debe contar para tener un sistema efectivo que le permita administrar y mejorar la calidad de sus productos o servicios.

Las Normas ISO aplicadas a la Gestión de Justicia


Considerar esta herramienta (ISO) es tener una primera percepción del mecanismo con que tiende a funcionar el “Sistema Mundo”, como y porque la mundialización o mal llamada globalización, resulta ser la emergencia más divulgada y difundida en estos días sin que se sepa mucho de este fenómeno.
En efecto, al concepto que significa calidad aplicado a un proceso local desde el Sistema Mundo parece, en términos de poder un hecho incompatible, susceptible de ser cuestionado por injerencia en los “asuntos internos” de cada País. Se podría considerar en términos de poder una política transnacional y de carácter homogéneo invasiva de la realidad local, en definitiva un conflicto más.
Claro, esto hay que decirlo, que la Norma ISO fue diseñada y construida por los representantes de cada uno de los países (localismos que componen el Ente y por esta vía es que cada individuo participan del Todo) en primer lugar.
También es de destacar, que al tratar esta cuestión, se puede apreciar que su naturaleza (ontología para ser precisos) se rige por las leyes del universo y a estas no solo hay que “conocerlas” sino que es obligación “incorporarlas”, como por ejemplo: La Ley de Gravedad, por citar una de amplio espectro en su aplicación. En los procesos organizacionales, como el que contiene la gestión de justicia, muestra su mecanismo construido sobre elementos sincronizados y articulados en estas leyes que son ajenas a la voluntad humana y para que puedan funcionar de manera sostenible y sustentable, los hombres, cuando diseñan sus organizaciones deben adaptar las acciones a ellas. De igual forma solo se pudo volar cuando se logró comprender el funcionamiento de las leyes físicas y no al revés. Porque como bien sabemos esas leyes nunca cambiaron y fueron siempre exactamente las mismas mientras el hombre no logró volar o no supo hacerlo.
Muchas conclusiones podrían darse a propósito de este tema pero para este mensaje son suficientes las dichas.
Las Normas ISO, de carácter mundial son recomendaciones para mejorar la calidad de un proceso de gestión, para el caso que nos interesa, el proceso de gestión de Justicia.
Hecha la Norma ISO, cada País las adopta y las convierte en una norma local a la que se le atribuye su aplicación de manera vinculante, al menos como referente para la evaluación de los procesos susceptibles de observar o someter a su consideración.
En España AENOR es el ente representativo de ISO que aplico para su reorganización del proceso e instalación de la nueva oficina judicial la Norma ISO 9001 y en el caso de Argentina esa misma quedó plasmada en la Norma IRAM 30600 en Septiembre del 2006.



Ricardo F. Ortolá Bosio



Recomedar este artículo